Declaración del Secretario General al alcanzarse dos millones de muertes por la pandemia COVID-19